PRIMERA VISITA: LA NUEVA VIDA EN CRISTO.

PROPÓSITO: Debe tener sobre bases escriturales, la seguridad de su salvación, y a la vez, conocer sus responsabilidades hacia Dios.


LECTURA: EFESIOS 2:8-10

8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte. 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. (NVI)

LA SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN:

La salvación es un regalo de Dios (es gratis), otorgado a aquellos que la reciben con fe. No depende de las obras o méritos personales:
Efesios 2:8-9: "8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte." (NVI)
Tito 3:4-7: "4 Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador, 5 él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo, 6 el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador. 7 Así lo hizo para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna." (NVI)

Romanos 3:23-28: "23 pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, 24 pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó 25 Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados; 26 pero en el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su justicia. De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús. 27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál principio? ¿Por el de la observancia de la ley? No, sino por el de la fe.28 Porque sostenemos que todos somos justificados por la fe, y no por las obras que la ley exige." (NVI).
Cuando una persona es "salva", puede saberlo:
Juan 5:24: "Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida." (NVI)
1 Juan 5:11-13: "11 Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo.12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. " (NVI)
De manera que si una persona ha experimentado un verdadero arrepentimiento, puede tener la seguridad de que tiene la salvación.

LAS RESPONSABILIDADES HACIA DIOS.

Las buenas obras. Aunque la salvación no es por obras, sin embargo, Dios nos ha salvado para que hagamos buenas obras.
Efesios 2:10: "Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica." (NVI)
Gálatas 5:16-21: "16 Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. 17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. 18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley. 19 Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; 20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos 21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios." (NVI)

1 Pedro 1:17: "Ya que invocan como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo." (NVI)

Los buenos frutos dan testimonio. Nuestra vida cambiada es la garantía de que hemos sido salvos.
Mateo 7:17-20: "17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. 18 Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno. 19 Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego. 20 Así que por sus frutos los conocerán." (NVI)
CONCLUSIÓN: Ya que Dios nos salvó para hacer buenas obras, debemos buscar con diligencia el hacer la voluntad de Dios.

Misión Cristiana Elim de El Salvador, filial Santa Ana.
http://elimsa.blogspot.com

Cuidando los frutos.
Menú La Célula de hogar.
Imprimir.